Locales

Atienden conductas suicidas durante la pandemia

Durante la pandemia se han otorgado 261 consultas por conductas suicidas y se ha referido a 23 personas a un hospital psiquiátrico por esta situación, aseguró la Dra.  Marbella Espino Cortés, jefa del Centro Estatal de Salud Mental (CESAM).

“En el área de prevención nosotros hemos recibido en el periodo de marzo a mayo 261 consultas. Si hemos tenido algunos de ellos que han requerido el envío de hospitalización; en general tuvimos 23 referencias a hospital psiquiátrico por el riesgo suicida en este tiempo de marzo a mayo, pero son edades generales, no solamente adolescentes”.

La funcionaria estatal recordó que “sólo hay un hospital psiquiátrico en todo el país, en donde pueden recibirnos a adolescentes o niños por cualquier problemática, incluyendo la ideación suicida”.

Sin embargo, para que un menor de edad pueda ser atendido en este espacio, “se requiere forzosamente el consentimiento de los padres; entonces no puede haber hospitalización voluntaria si se trata de menores de edad”.

Espino Cortés indicó que, durante este periodo de pandemia, de marzo a mayo, si se ha incrementado la atención por esta problemática.

“Uno de los motivos de consulta ha sido la conducta suicida. Nosotros englobamos la conducta suicida, como el intento suicida formal, pero también las ideas o la planeación suicidas”.

Explicó que, aunque alguien no haya tenido un intento de suicidio; el hecho de estarlo pensando o de pensar como, puede también ser de alto riesgo.

“En este tiempo si hemos tenido una demanda de prevención en suicidio y en su mayoría es de adolescentes, hombres y mujeres; tenemos menos proporción de niños, menos proporción de adultos mayores”.

Finalmente indicó que el grupo de edad en donde se concentra la mayor cantidad de suicidios está en quienes tiene entre 30 y 40 años.

“El grupo más afectado de suicidio consumado está entre los 30 y 40 años; el segundo grupo más afectado está entre los 20 y los 30 años, pero sabemos que es un problema que empieza en la década previa; entonces, muchos de los adolescentes pueden estar pensando, aunque no lo consumen en ese tiempo y evolucionar a ser adultos que van a estar afectados por esta problemática”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *