Locales UAQ

Con presupuesto, la UAQ podrá generar propuestas para el bienestar social: Rectora

  • La pandemia no detuvo las actividades de la Máxima Casa de Estudios de la entidad las cuales continúan hoy en día

La rectora de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), Dra. Teresa García Gasca, lamentó la falta de disposición para valorar un alza en el presupuesto federal a sectores tan importantes como la educación y la salud: “son errores que lamentablemente vamos pagando la ciudadanía”, dijo. Los únicos incrementos que se realizaron al PPEF fueron para el IPN en el caso de educación, y para vacunación en el caso de salud.

Durante su participación “Pensar la Universidad” en el noticiario Presencia Universitaria, transmitido por Radio Universidad 89.5 FM y TvUAQ, señaló que el Alma Máter queretana no ha parado ni cerrado sus puertas, por el contrario, continúa trabajando y es necesario incrementar su presupuesto.

Es por ello que reiteró la solicitud al gobierno estatal de un incremento presupuestal del 13 por ciento sostenido “que no es imposible, es muy factible y, desde luego, la Universidad estará entregando resultados”, puntualizó.

Algunos puntos en los que la UAQ seguirá insistiendo para la gestión de recursos en la Legislatura local son: obras de infraestructura y mantenimiento -lo que representa una quinta parte de las necesidades reales de la Universidad-, el incremento de matrícula, la formación de profesionistas e indicadores de calidad.

En este sentido, la Dra. García Gasca señaló que actualmente, la UAQ opera en 13 de 18 municipios de la entidad, sin embargo, es una Universidad consolidada que se encuentra en crecimiento, con estrategias regionales que requieren la construcción de nuevas instalaciones.

Los proyectos de infraestructura que tiene en miras la UAQ son: una preparatoria en la comunidad de Charco Blanco, Corregidora, en un espacio de cerca de tres hectáreas; un campus universitario en un predio de seis hectáreas en Colón; una Estación Experimental  Multidisciplinaria, para trabajos de investigación en la Sierra Gorda, en un terreno de cinco hectáreas en Pinal de Amoles, donde además se realizan gestiones para incrementar dicho espacio; y un campus universitario con una clínica-hospital en un predio de 10 hectárea en la comunidad de Las Ánimas, Landa de Matamoros.

“Hace mucha falta esta clínica-hospital porque en la Sierra Gorda hoy la pandemia nos lo mostró: solamente hay un hospital que da atención que es el de Jalpan, así que creemos que podemos incidir muy positivamente en la comunidad serrana”, dijo.

En Huimilpan, la UAQ está lista para construir el campus La Trasquila en un espacio de seis hectáreas; en las próximas semanas en Tolimán se hará efectiva la donación de un terreno de seis hectáreas; y en Juriquilla II se detuvo la construcción de una alberca por falta de presupuesto, donde también se están haciendo gestiones para edificar un polideportivo y espacios para investigación.

Asimismo, refirió de 2020 a 2021, durante el periodo de pandemia, la matrícula incrementó en 2 mil estudiantes en todos los niveles educativos, lo que representa el 3 por ciento de crecimiento anual cuando lo ideal es el 5 por ciento, sin embargo, falta presupuesto para llegar a esta cifra: “seguimos incrementando la matrícula a pesar de la pandemia y a pesar de que tenemos una situación de deserción, que no es tan grave, pero que existe en estos momentos”, expuso.

En cuanto a la emisión de certificados y títulos expresó que “si la universidad se hubiera detenido no hubiera continuado con este proceso y tenemos un valor de certificados y de títulos del mismo nivel que en otros años”.

Respecto a indicadores de calidad, la Rectora apuntó que tanto a nivel nacional como local, la UAQ se encuentra arriba de la media nacional en puntos importantes como cuerpos académicos y profesores de tiempo completo dentro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) y perfil PRODEP (Programa para el Desarrollo Profesional Docente), lo que marca la dinámica que la universidad tiene, no de hoy ni de ayer, sino de todo el tiempo.

“Nosotros no nos detuvimos, desde el principio se mantuvieron actividades presenciales administrativas y de investigación. La Universidad tuvo esa fortaleza, que no es más que el trabajo de toda la comunidad universitaria y durante la pandemia tuvimos la oportunidad, y la tenemos todavía, de seguir generando propuestas para el bienestar social, pero también al interior de la UAQ”, manifestó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *